,

Palabras de la Ministra Romero en Inauguración de la Exhibición Permanente de la Operación Soberanía

Auditorio del Museo del Canal Interoceánico – 16 de agosto de 2017

Me siento honrada por la oportunidad de dirigirme a ustedes, en el marco de la Inauguración de la Exhibición Permanente de la Operación Soberanía y como reconocimiento a los actos heroicos de un grupo de jóvenes que el 2 de mayo de 1958, se atrevieron a plantar banderas panameñas en la zona del Canal en reclamo de nuestra soberanía sobre ese territorio.

Nuestro especial agradecimiento a los gestores de la Operación Soberanía, particularmente a los presentes, cuyas luchas nos permiten reflexionar acerca de los logros que hemos cosechado como nación.

Igualmente debo hacer alusión al gesto de la señora Imelda Berguido, quien compartió las banderas que simbolizan la lucha de su generación y de todo un país.

Para el gobierno del Presidente Juan Carlos Varela es un honor poder inaugurar esta exhibición, que registra un fragmento crucial de nuestra historia.

Muchas gracias a todos y todas por estar aquí.

 

De la Operación Soberanía

La Operación Soberanía es un hito en la lucha por la recuperación del pleno dominio panameño sobre todo nuestro territorio.

El 2 de mayo de 1958, a las 10:15 de la mañana, decenas de universitarios, organizados por la Unión de Estudiantes Universitarios que dirigía Carlos Arellano Lennox, de manera pacífica, cívica y silenciosa, a la misma hora, y en distintos puntos neurálgicos de la Zona del Canal sembraron 75 banderas, en señal de que ese era territorio panameño.

Esta acción heroica no fue un hecho aislado. La Operación Soberanía es heredera de las luchas que se gestaron desde que se dio a conocer el tratado Hay-Buneau Varilla en 1903, que imponía una quinta frontera en medio de nuestro territorio istmeño y que tuvo distintos episodios de explosión nacionalista en 1925, 1931 y 1947.

La Operación Soberanía, además, fue la precursora de otras siembras de banderas que se realizaron en días y años posteriores en la Zona del Canal, especialmente el 3 de noviembre de 1959 y el 9 de enero de 1964. Producto de estas luchas se acuñaron los lemas “El que siembra banderas cosecha soberanía” y “Un solo territorio, una sola bandera”.

Los frutos de la lucha (Del crecimiento económico, la reducción de la pobreza y la estabilidad del régimen político).

Una acción tan simbólica y apacible como sembrar banderas panameñas en el territorio de la Zona del Canal hace 59 años, era considerada un delito en aquel entonces. Por tanto estos hombres y mujeres que nos acompañan hoy, más aquellos que no están con nosotros, arriesgaron perder su libertad y también sus vidas, para que gocemos de plena jurisdicción en todo nuestro territorio y de sus frutos que nos han permitido vivir en democracia, soberanía y libertad.

Autodeterminarnos como nación y haber recuperado para manos panameñas el Canal son condiciones que se vinculan de manera directa con importantes logros en el ámbito económico, social y político; como el hecho de poseer  una de las economías de más rápido crecimiento en todo el mundo, reducir significativamente la pobreza y la estabilidad política que se ve reflejada en los procesos electorales libres y competitivos mediante los cuales se han establecido gobiernos por periodos constitucionales completos.

Del Museo del Canal Interoceánico

Estos hechos y otros, nos permiten valorar en su justa dimensión la importancia de la lucha mediante la cual se gestó la reversión del Canal de Panamá.

En ese sentido el Museo del Canal Interoceánico de Panamá, diariamente visitado por extranjeros y nacionales, constituye un lugar muy especial para nuestra identidad como nación, en el marco de la historia ligada al tránsito entre dos océanos.

En él, por ejemplo, reposa la bandera que el 9 de enero de 1964 estudiantes del Instituto Nacional llevaron en procesión solemne hacia la Escuela Superior de Balboa en exigencia del cumplimiento del convenio bilateral Kennedy-Chiari, que reconocía el derecho para que la enseña panameña, junto con la de los Estados Unidos de América, ondeara en la Zona del Canal de Panamá.

Invirtiendo en esta exhibición, el Gobierno de la República de Panamá deja un legado para presentes y futuras generaciones y que parte de la importante labor pedagógica que cumplen los museos, al contarnos quienes somos, recordarnos de dónde venimos y por tanto, hasta dónde podemos llegar.

A partir de hoy, miles de panameños y visitantes contarán con elementos adicionales para conocer y comprender las luchas por nuestro territorio, integridad,  identidad y soberanía.

Reflexión final y conclusión

Los panameños somos un gran pueblo, que con coraje y sabiduría hemos sabido lograr las metas que nos hemos propuesto. Primero fue nuestra independencia, luego la conquista del Canal y más recientemente su ampliación. Ahora debemos mirar hacia el futuro y unirnos para que un desarrollo más equitativo llegue a todos.

Cada uno de nosotros estamos llamados a promover un mejor Panamá, sembrando banderas, quizás no de manera física como esos héroes de la operación soberanía, pero sí con el mismo sentido de nacionalidad, valentía y amor por la patria.

Muchas gracias

RSS
Facebook
Twitter
YOUTUBE
Instagram