Mi experiencia en la Lactancia Materna

Publicado por: Yasmín González  de Rivera 

Nada de lo que hayas hecho antes te prepara para la experiencia de lactar… la conexión que desarrollas con tu hijo es una experiencia sublime, las sensaciones que sientes al dar pecho son indescriptibles, ya que representa el amor más puro e incondicional que puedes llegar a dar en tu vida.

Muchas personas piensan que la lactancia exclusiva es difícil y casi imposible pero cuando lo haces con paciencia y amor todos los caminos se abren y todo fluye de manera natural. Una vez empiezas a lactar y ves cómo tu hijo se desarrolla de manera excepcional y que adicionalmente también es evidente que el factor inmunológico se fortalece (literalmente no le da nada) quieres darle más y más y cada sacrificio es recompensado con la satisfacción del deber cumplido.

Aún nos falta mucho por aprender como sociedad acerca de la lactancia, los inconvenientes que se tienen una vez te incorporas a la vida cotidiana son retos muy difíciles como la falta de espacio físico y la poca empatía del público no lactante.

Qué fue lo más difícil de lactar? La poca producción de leche,  en mi caso cada gota era atesorada y cuidada sigilosamente por toda la familia, nunca conté con reservas así que literalmente si no llegaba a tiempo a la casa mi hija moría de hambre!!! Otro de los puntos difíciles fueron las desveladas, ya que mi bebé sentía el olor de la leche y no podía dormir, pero como era mi segunda hija lo tomé con mucha paciencia ya que sabes que el tiempo pasa volando y en lo que menos piensas ya tiene 1 año y vas a extrañar los momentos en que tu bebé tan suave y tan frágil dependía 100% de ti inclusive para comer.

La buena noticia es que cada vez más madres ven la importancia de ese alimento que está específicamente diseñado por la naturaleza para que su hijo cuente con todos los nutrientes necesarios para crecer.

Cuando estás lactando no existe la vergüenza ni el pudor nada impide darle pecho a tu bebé frente a una multitud si así lo necesita,  pero es el resto de la sociedad quienes no se encuentran preparados  y por lo tanto  debes recurrir a los mecanismos que la modernidad te ofrece para poder amamantar de manera exclusiva (ordeñadores eléctricos, envases esterilizados para guardar la leche, los sostenes para sujetar el ordeñador y hasta neveras portátiles con hielo en gel para preservar la leche).

Todo el mundo habla de los beneficios de amamantar y de cómo inmuniza a tu bebé pero yo puedo dar una anécdota propia, ya que mi hija con 5 meses se mojó con agua lluvia a causa de un mal tiempo repentino,  por lo cual yo estaba segura que se resfriaría y cuál fue mi agradable sorpresa, no le pasó absolutamente nada, además puedo asegurar que  su piel y su cabello son impecables.

El ahorro que representa lactar es importante y  para dimensionarlo las futuras madres pueden darse una vuelta por el supermercado y verificar cuánto cuesta la leche de fórmula más económica que existe en el mercado y multiplicar esta por un mínimo dos latas por semana por seis meses, la matemática es exacta y los números no mienten, siempre se debe recordar que le estamos  suministrando el alimento más completo con el que puede contar tu hijo, ya que de hecho cuando te ordenas puedes observas como en los primeros minutos que sale la leche es sumamente clara (como agua) y luego se va tornando más espesa hasta que al final la capa superior es como una nata!!! Eso me pareció muy interesante y al investigar me percaté que la composición de la leche materna contiene el agua, carbohidratos, proteínas y grasas requeridos para la alimentación de tu bebé.

Podría hablar mucho más de la lactancia materna pero solo me queda dar algunos consejos que vienen de alguien que al inicio no fue ni cerca una vaquita lechera:

  • Tomar mucha de agua
  • Pensar de manera positiva
  • Dormir tranquilo
  • Cuidar tu alimentación recuerda que lo que comes es lo que comerá tu bebé
  • Y sobre todo saber que amamantar es un periodo relativamente corto pero los beneficios para tu hijo son a largo plazo.

Solo me queda decirle a las futuras madres, que prueben lo que sea necesario y que aprendan a conocerse a sí mismas y a sus bebes para que la experiencia de lactar sea un bello recuerdo de una de las etapas más bellas de la vida de tus hijos.