Discurso del Ministro de Gobierno en su toma de posesión

Share Button

Panamá es un gran país. Un Istmo bendecido con dos océanos y un Canal ampliado que es clave para el comercio internacional. Un país con una zona franca exitosa, un sistema bancaria estable, y con un crecimiento económico envidiable. Una República con democracia donde se da por sentado al real vencedor en las urnas.

Tierra de gente noble y valiente, que han alcanzado grandes conquistas políticas: como el regreso a la democracia y la administración de un Canal ampliado hoy en nuestras manos, gracias a grandes patriotas, como los mártires del 9 de enero de 1964, pero también a los gestores de la Operación Soberanía, que un día hoy, 2 de mayo, conmemoramos por haber tenido el coraje de dar un paso firme en dirección hacia ser un Estado nacional completo.

Nacer en este país es una bendición y por ende me siento sumamente honrado de ser panameño.

Así como ser panameño es un honor, servir a mi patria también lo es. Aceptar el reto de servir a Panamá ha sido la mejor decisión de mi vida. Digo esto con toda sinceridad, porque durante estos últimos cuatro años he visto de primera mano que es desde adentro donde se hace la diferencia, y se logran los cambios.

Es gratificante devolverle al país algo de lo que el país nos ha dado, y es desde aquí donde se comprueba si uno apuesta a la transparencia, o no. En mi carrera política, daré testimonio para que buenos panameños, que tengan al país como prioridad, se involucren en la vida pública.

Como dijo Theodore Roosevelt: el que cuenta es el que de hecho lucha por llevar a cabo las acciones, el que conoce los grandes entusiasmos, las grandes devociones, el que agota sus fuerzas en defensa de una causa noble, el que, si tiene suerte, saborea el triunfo de los grandes logros y si no la tiene y falla, fracasa al menos atreviéndose al mayor riesgo, de modo que nunca ocupará el lugar reservado a esas almas frías y tímidas que ignoran tanto la victoria como la derrota.

El mismo año en que nace nuestra República, nace el Ministerio de Gobierno, como el Primer Ministerio. Y desde entonces, ha sido el encargado de garantizar la estabilidad política interna, la protección ciudadana y el ejercicio pleno de los derechos y garantías constitucionales.

Con el paso de los años, las necesidades del país y su población han cambiado. Es por esa razón que el Ministerio de Gobierno se encuentra ante la tarea de actualizarse para lograr cumplir con estos nuevos desafíos, siempre cumpliendo con su propósito principal: velando por los derechos y garantías de los ciudadanos, asegurando un gobierno unitario, republicano, democrático y representativo.

En la administración del Presidente Juan Carlos Varela, el compromiso de Milton Henríquez con la institucionalidad, la memoria histórica y patriótica, al igual que el compromiso de María Luisa Romero por el respeto a los derechos humanos de las personas privadas de libertad y su confianza en que son merecedores de una segunda oportunidad, son ejemplos inspiradores de la gran labor que se ha hecho en el Ministerio de Gobierno con miras a convertirlo en una institución moderna que responda a los retos de la actualidad.

Los grandes avances logrados por ambos como:

  • El plan de reforma penitenciaria, que incluye mejoramiento de la infraestructura y la inversión en programas de resocialización que le dan condiciones dignas a las personas privadas de libertad al igual que una segunda oportunidad.
  • Las iniciativas dirigidas a la atención e intervención integral de los adolescentes en conflicto con la ley penal.
  • La entrada en vigencia de la Ley 16 que crea la Justicia Comunitaria de Paz, para promover la solución efectiva de las controversias y la convivencia pacífica
  • La creación del primer Centro Logístico Regional de Asistencia Humanitaria, que convertirá a Panamá en el líder en la región en cuanto a la asistencia humanitaria a los países hermanos
  • La puesta en marcha del Plan de Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas, que busca mejorar la calidad de vida en los 12 territorios indígenas en Panamá, con base en las prioridades establecidas por las propias comunidades y autoridades tradicionales
  • El fortalecimiento del Sistema Nacional de Protección Civil, para dar a nuestros héroes las herramientas necesarias para que sigan salvaguardando la vida, honra y bienes de los panameños.

Son solo algunos de los programas que hoy forman parte del reto que acepto, para asegurar que estos y otros proyectos iniciados por mis antecesores, como la modernización del sistema notarial, que busca la profesionalización del ejercicio de la función notarial y su adecuación a los nuevos estándares tecnológicos, para mejorar la tutela de la fe pública y proteger los bienes de los panameños, verdaderamente marquen un hito en el desarrollo de nuestro país. Lo que se ha hecho ha sido iniciar el camino, pues para que estos cambios permanezcan, es necesario su continuidad y fortalecimiento.

Por eso, por darme la oportunidad de servir a la patria, le agradezco a Dios y al Señor Presidente, Juan Carlos Varela, porque desde el Ministerio de Gobierno se ha hecho y se seguirán haciendo, grandes cambios para Panamá.

De igual forma agradezco a Milton Henríquez y María Luisa Romero por estructurar un ministerio transparente con gente valiosa y grandes proyectos institucionales, de infraestructuras, y en dirección hacia la modernización y a la nueva Viceministra Gina De Sossa por emprender conmigo este nuevo camino. Estoy seguro que con su apoyo alcanzaremos grandes logros.

Y no puedo terminar sin agradecerles a mis padres, esposa e hijos, por siempre apoyarme incondicionalmente en mi vocación, que es el servicio a la patria. Sin ustedes, esto no fuese posible.

Quisiera terminar expresando mi compromiso por continuar dando lo mejor de mí para servir con honradez y orgullo a nuestra bella Panamá desde el Ministerio de Gobierno. Que Dios bendiga a la Patria.

RSS
Facebook
Twitter
YOUTUBE
Instagram